Los papeles argentinos que cotizan en Wall Street se derrumban en el comienzo de las operaciones, al igual que los títulos públicos de deuda, mientras que costo del seguro de default alcanza un nuevo máximo histórico, como consecuencia del resultado de las elecciones primarias celebradas en la víspera.