A través de un comunicado, trece entidades representativas del sector solicitaron una modificación del esquema de control de cambios que dispone que las personas físicas tendrán un tope mensual de US$ 10.000 para la compra de divisas.