El Departamento de Comercio estadounidense deberá analizar la imposición de aranceles hacia el biocombustible argentino, que hasta 2016 representaba exportaciones anuales por 1.300 millones de dólares.