Las acciones BBVA y Banco Macro fueron suspendidas en su cotizaciones en momentos en que registraban caídas superiores al 33%, debido al escaso monto de papeles negociados.