La divisa estadounidense terminó en $46,547, acciones que treparon hasta el 11,36% y un riesgo país que bajó 3,9% hasta los 860 puntos básicos.