La automotriz japonesa anunció que dejará de producir vehículos en su planta de la localidad bonaerense de Campana, y pasará a concentrar sus esfuerzos en la fabricación de motos, como parte de una revisión global de sus operaciones.