Hasta el martes el aislamiento obligatorio tuvo más días feriados que hábiles, por lo cual el consumo de internet se relacionó mayormente con el entretenimiento y en menor medida con los sistemas de teletrabajo o educación a distancia.