El presidente brasileño asegura que tiene "canal abierto" con su par de los Estados Unidos.