Se trata de Buenos Aires, Chubut, La Rioja y Salta que esperan que el gobierno nacional avance en la reestructuración de la propia.