Están imputados por considerarlos parte de un control deficiente de las pulverizaciones que terminaron contaminando el agua y enfermando a la población. Acorralado, Martínez pidió