La decisión apunta contra 20 oficinas de seguridad pública y ocho empresas, entre ellas la reconocida firma de videovigilancia Hikvision y las líderes en tecnología de reconocimiento facial SenseTime y Megvii Technology.