Según el presidente del Banco de la Reserva Federal, la economía norteamericana está enfrentando "un gran shock" al que quieren "hacer frente y mantenerlo bajo control" con el objetivo de "mantener a todos, hogares y empresas, enteros".