La moneda estadounidense bajó 16 centavos, sostenida por las compras de bancos oficiales.