La variación que registró el índice de precios minoristas habría cerrado en el año en torno al 54%, el porcentaje más alto desde 1991 a la fecha.