En el mes de marzo, el precio internacional de los tres principales granos a nivel mundial registró bajas pronunciadas en pocas sesiones, seguidas de rebotes en sus precios que permitían amortizar las pérdidas producto de los vaivenes de la economía mundial.