La penalización del gobierno es por "otorgar información errónea" sobre las alas de ese modelo de aviones, implicado en dos accidentes que se saldaron con 346 muertos en Indonesia y Etiopía.