Así lo reveló un estudio del Centro de Estudios de Telecomunicaciones de América Latina. Su director aseguró además que la regulación del sector en la región "necesita un enfoque de neutralidad tecnológica, acorde con la era de la convergencia".