Se estableció que los montos provenientes de la repatriación de activos financieros deben ser acreditados en cuentas que las entidades financieras habiliten a ese único fin, abiertas a nombre y a la orden exclusivamente del declarante, manteniéndose en la moneda extranjera.