Es por las nuevas cuotas de producción que la organización cumple desde enero como parte del acuerdo con otros países para controlar el precio.