Sons 410.000 millones de euros que componen el MEDE, un mecanismo para la estabilidad que funciona como prestamista de última instancia.