Los corredores inmobiliarios apoyan la decisión del Gobierno de enviar proyectos de ley al Congreso para suspender los desalojos y congelar los precios de alquileres. Los Inquilinos, por su parte, piden que se suspendan los pagos por seis meses.