El fenómeno se explica por el aumento del precio de los combustibles y la existencia de más hogares con un segundo vehículo, según un estudio de GIPA.