Los bonos en pesos tuvieron subas de más de 4%, impulsados por la lectura del mercado de que no habrá default en la provincia de Buenos Aires, mientras que los títulos públicos en dólares finalizaron mixtos.