El objetivo de los profesionales es que los diferentes distritos provinciales regulen la actividad por considerarla "de riesgo".