La decisión fue tomada por los locales agrupados en el Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires (Cipba), quienes adoptaron la medida de cobrar 65 pesos el kilo de pan a quienes abonen con la Tarjeta Alimentaria a partir del 20 de enero próximo.