Se trata de una medida cautelar ordenada este jueves en la provincia por la jueza Claudia María Ibáñez que comprende a las empresas vendedoras de planes de ahorro de Fiat, Chevrolet, Renault y Volkswagen, entre otras.