"El efecto arrastre no es menos de 25 o 30 puntos. Con lo cual es posible que se dé una inflación de entre 35 y 40%. Depende del tipo de cambio y de cómo salga la reestructuración de la deuda", explicó el futuro director del Indec.