Los consumidores pagaron 5,11 veces más de lo que cobró el productor en la tranquera de sus campos. La diferencia está impulsada fundamentalmente por el precio final de la papa, la zanahoria y la mandarina.