La demanda iniciada por las firmas Petersen e Eaton Park, acusa a la Argentina de expropiar el 51% de las acciones de la petrolera en violación de un estatuto de la compañía.