Tras tres ruedas consecutivas en caída, la distensión también se reflejó en los ADRs de empresas argentinas que cotizan en Wall Street, que cerraron con mayoría de alzas, y en los títulos de deuda, en especial los nominados en dólares.